Rusia arranca ganando

Movistar | 15 de junio, 2018

Rusia arranca ganando

Comparte

Arrancó la décima primera edición de la  Copa Mundial de la FIFA™ en Moscú con la importante victoria de los locales frente a la débil selección de Arabia Saudita con marcador de 5-0, destacando el doblete de Denis Chérishev que ingresó como suplente por la lesión de Alan Dzagoev.

La victoria de Rusia representa una de las más grandes goleadas en partidos inaugurales que se registran en la historia, aun cuando es válido destacar, que durante muchos años se jugaron partidos inaugurales en simultáneo.

En Italia 1934, sin ronda de grupos y arrancando desde la fase de octavos de final, Italia derrotó 7-1 a Estados Unidos; mientras en Francia 1938 la selección húngara goleó 6-0 a las Indias Orientales Neerlandesas (Antillas Holandesas); y en Suiza 1954, Brasil goleó 5-0 a México.

 

Los osos muestran músculos

No era un secreto que Arabia Saudita se presentaba como el seleccionado más débil dentro del Grupo A, pero la floja Copa Confederaciones y los constantes descalabros de los rusos en partidos amistosos previos, hicieron que su debut estuviese marcado por dudas y desconfianza.

El partido estuvo plagado de errores, Arabia Saudita entregaba pelotas constantes mientras los rusos no sabían aprovechar las constantes cortesías de su rival que apostaba, como única arma ofensiva, a la velocidad por los costados de Yahia Al Shehri y de Salem Al Dawsari. Por suerte, para el anfitrión Rusia, el ataque árabe fue siempre incoherente e Igor Akinfeev, arquero ruso, fue un espectador.

El marcador se abrió al 12’ cuando un centro desde la izquierda de Aleksandr Golovin fue rematado por la cabeza de Iury Gazinskii para establecer el 1-0. Las alarmas se prendieron en el banquillo de Stanislav Cherchesov tras la lesión de Dzagoev, pero la respuesta para las preocupaciones estaba en el banquillo.

El ingreso de Denis Chéryshev presentó la posibilidad de aplicar una variante táctica al pasar de un 4-2-3-1 inicial a un 4-4-1-1 con el volante del Villarreal FC de España, volcado por el costado izquierdo. Y fue al 43’ cuando Chéryshev aprovechó un contragolpe y un pase filtrado de Roman Zobnin para rematar a placer y marcar el 2-0.

Para el complemento, los saudíes mejoraron ligeramente, pero no consiguieron llegar con peligro real a la zona custodiada por Akinfeev mientras un nuevo suplente, Artem Dzyuba, abría la goleada a favor de Rusia.

 

El equipo

El gigante delantero, mide 1.96 metros, perteneciente al Arsenal Tula, estableció el 3-0 con un remate soberbio de cabeza aprovechando un nuevo centro y la segunda asistencia en el partido de Aleksandr Golovin al 71’.

Con el partido liquidado, Arabia Saudita bajó los brazos y Denis Chéryshev aprovechó para marcar el 4-0. Un balón largo enviado desde la zona defensiva, fue ganado por Artem Dzyuba que sirvió para Chéryshev que con elegancia, y definiendo de a tres dedos, anuló el dramático vuelo del arquero Abdullah Al Muaiouf al 90+1’.

La manita llegó como un premio para el mejor del partido, Aleksandr Golovin marcó otro golazo ejecutando de tiro libre, por fuera de la barrera, y al poste lejano de Al Muaiouf al 90+4’ para el 5-0 final.

Rusia jugará su segundo partido frente a Egipto, mientras que Arabia Saudita lo hará, en una complicada prueba, frente a Uruguay.

 

Partido inaugural

El equipo ruso saltó bruscamente hacia delante goleando a Arabia Saudita 5-0, un resultado insospechado considerando que Rusia llegaba a la Copa Mundial de la FIFA 2018™ cobijada por serias dudas, después de la inseguridad mostrada en sus últimos siete juegos de preparación, y que sorprendentemente, el siempre subestimado equipo árabe, había perdido 2-1 con la poderosa Alemania.

La intriga comenzó a despejarse en el minuto 12 con el cabezazo de Gazinskiy enderezando un centro de Golovin, finalmente el mejor jugador visto en la cancha.

Qué mal se vio Arabia, sin control, sin ideas, sin fútbol. No parecía un equipo merecedor de estar involucrado en una Copa.

Rusia lento en el inicio, y también con muy poco fútbol, aprovechó el gol para establecerse y ejercer dominio. No le costó mucho porque Arabia perdía todas las pelotas con una sencillez preocupante.

 

Celebración de un gol ruso anotado por Dzyuba, (AP Photo/Hassan Ammar).

A los 43, el gol de Cheryshev, quien entró por el lesionado Dzagoev, para el 2-0, y en el 71, el estiramiento a 3-0 por parte de Artem Dzyuba quien había ingresado un minuto antes.

Con todo definido, el ataque ruso agregó dos goles en tiempo de reposición por un zurdazo estupendo de Cheryshev entrando por la izquierda, y un preciso tiro libre de Golovin, sellando el 5-0. Antes, en 1934, en una jornada inaugural múltiple, Italia había superado 7-1 a Estados Unidos.

 

Comparte

Comentarios