La copa sin Messi ni Cristiano

Movistar | 2 de julio, 2018

La copa sin Messi ni Cristiano

Comparte

Cuando tienes en la pantalla del fútbol mundial a dos figuras de la estatura, destreza e incidencia de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, vistos en la cima de la montaña, piensas que lo peor que puede ocurrir es verlos desaparecer del escenario muy temprano.

 

 

Y eso ocurrió mientras Argentina era eliminada por Francia 4-3, y un momento después, Portugal caía ante Uruguay 2-1.

Una Copa del Mundo está por encima de grandezas individuales, supera la salida de equipos como Alemania, España, Francia, Brasil y cualquier otro. De eso estoy claro, pero es obvio que pérdidas así se lamentan.

Cristiano arrancó bien frente a España y se fue diluyendo, en tanto Messi solo se mostró en ese primer tiempo con Nigeria. Ninguno de ellos va a poder disponer de un cierre tan impresionante como los de Pelé en 1958, deslumbrante en los últimos tres juegos, Paolo Rossi en 1982 en ese mismo trayecto, y Maradona en el imborrable 1986. Pelé de 17 años salió del banco para impactar, Rossi salió de la oscuridad para llevar a Italia al Campeonato, y Maradona para iluminar al planeta.

 

Duele

El probable enfrentamiento Messi-Cristiano, tantas veces visto y disfrutado en la Liga de España, Copas del Rey, y en la Champions, desde que Cristiano estaba en el Manchester United, fue descartado con la eliminación de una Argentina de lento accionar, que increíblemente le peleó a esta Francia veloz, impetuosa, joven, cargada de ideas, confirmando ser un aspirante serio para ganar el Mundial 2018, marcándole tres goles y perdiendo por cifras decentes de 4-3, que al repasar lo ocurrido, se ven engañosas, porque la superioridad de Francia fue superior, más allá de la brillantez de Kylian Mbapeé, quien provocó el penal marcado por Griezmann y agregó dos goles estupendos.

Cristiano se enfrenta ante un Uruguay inigualable, con dos firmes y fieros centrales como son Godin y Jímenez. El “operativo” para recortar drásticamente el nivel de amenaza que siempre alcanza el portugués fue realizado cuidadosamente y con determinación. Quitarle conexiones y aplicarle adecuadamente el anticipo. Eso hizo sentirse a Cristiano desconectado, y lo llevó a la orilla de la desesperación. No pudo ser un contribuyente en la derrota por 2-1.

Comparte

Comentarios