Francia regresa al trono

Movistar | 16 de julio, 2018

Francia regresa al trono

Comparte

El equipo francés, cargado de brillantes individualidades, hizo valer su claro favoritismo doblegando al tenaz equipo croata 4-2, regresando al trono de los Mundiales de Fútbol, 20 años después de los cabezazos de Zidane que noquearon al Brasil de Ronaldo.

 

En su tercera final en ese trayecto, Francia ofreció una lección de interpretación sencilla del fútbol agresivo, llegando a estar en ventaja por 4-1, pese a su discreto 34 por ciento de posesión por el exuberante 66 por ciento de Croacia.

Demostró Francia que un viejo axioma del fútbol, nunca caduca: lo importante es saber qué hacer con el balón cuando está en tu poder, no ir hacia cualquier lado sin poder concretar; aunque se tenga a un jugador con radar como lo es Luka Modric, finalmente el ganador del Balón de Oro como mejor jugador de esta Copa.

Como siempre fue admirable la insistencia de Croacia y, sobre todo, su consistencia para no perder el ritmo, excepto, momentáneamente en cada una de las ocasiones en que fue golpeada por el punch francés.

 

De izquierda a derecha: Griezmann, Pogba y Mbappé… los 3 goleadores franceces en la gran final, (AP Photo/Matthias Schrader).

 

Así fueron los goles

De la manera menos esperada, se abrió el marcador en el minuto 17. Griezmann cobrando una falta fuera del área en el sector derecha, pensando en ir directamente a la cabaña de Subacic, pero aplicando modificación a tiempo, colgó una pelota con suspenso encima de una cordillera de cabezas amenazantes.

No llegó Varane, pero la elevación de Mandzukic envió la pelota hacia atrás, sin que el manotazo de Subacic le impidiera seguir hasta las redes. ¿Cómo sospechar que un autogol adelantaría a Francia, en un buen momento de Croacia?

El empate croata fue de elevada geometría, primero arriba y después abajo. Modric envió una pelota hacia la derecha en el minuto 27 y después de tres bombeos de cabeza, pica delante de Vida que la empuja hacia Perisic. Maniobra hacia la izquierda y bombazo de zurda 1-1.

La ventaja de Francia 2-1 la obtiene con el penal ejecutado por Gruiezmann, por una mano involuntaria, pero mano de Perisic en el 37.

En la segunda etapa, se mantuvieron las características, y dos taponazos, uno de Pogba a los 58, y otro de Mbapeé a los 64. Esa diferencia de 4-1 equivalía a una sentencia, pero un error del arquero Lloris frente a Madnzukic en el 68, permitió recortar 4-2.

 

El equipo francés alza a su entrenador, Didier Deschamps, para celebrar el triunfo, (AP Photo/Francisco Seco).

Francia indiscutida

Ese marcador permaneció inmovilizado pese a varios acercamientos. Con 6 remates a puerta, Francia logró 4 goles, en tanto Croacia afectada por autogol y penal, realizó 4 disparos a la cabaña de Lloris y 9 desviados, con una exagerada ventaja en pases buenos.

Aunque Croacia estuvo encontrando espacios para fabricar oportunidades, necesitaba de mejor puntería, un problema con el que estuvo batallando toda la Copa.

Naturalmente, la superioridad de Francia en progresiones con carga de mayor peligro, aprovechando su velocidad y remates más precisos, facilitó esa ventaja de 4-1, solo recortada 4-2 por la falla de Lloris, uno de los mejores arqueros de este Mundial.

La distinción del mejor entre los postes se le concedió al belga Tibout Curtois, en tanto, Mbapeé fue considerado el mejor jugador joven a sus 19 años. En 1958, el gran impacto lo provocó Pelé con apenas 17 años, marcando 6 goles en los últimos tres juegos durante la primera coronación de Brasil.

Comparte

Comentarios