Francia a la final

Movistar | 11 de julio, 2018

Francia a la final

Comparte

El equipo francés logró proyectarse con ribetes de espectacularidad hacia el futuro en esta Copa del Mundo derrotando a Bélgica 1-0 con un gol de cabeza logrado por el defensor Umtiti en el minuto 51, durante un partido de intensidad casi sin interrupción.

Un gran partido, para disfrutarlo plenamente, con la exposición de una galería de cracks que le proporcionan toques de distinción a esta Copa, como son los franceses Mbapeé, siempre desconcertante y hasta fantasioso con un tacón; Griezman rápido, incisivo, siempre corriendo y mostrándose;  y Pogba ese centrocampista poderoso de gran claridad mental; en tanto por Bélgica, vimos a Eden Hazard una figura de gran brillantez en el primer tiempo, a DeBruyne que no estuvo con la puntería lo necesariamente ajustada; y el feroz  Lukaku, que pese a ser limitado por un atornillamiento estricto, dispuso de dos opciones muy cercanas al gol.

Sorprendió Bélgica empujando atrás a Francia, que, sin perder confianza en su capacidad de contención, dependió de esa facilidad para contragolpear que la convierte en temible.

 

El gol de Umtiti

 

Después de tantos intentos por quebrar ese 0-0 que pareció construido con el mejor mármol en el primer tiempo, Francia le dio forma a la gran posibilidad con la sencillez del balón parado.

Un avance peligroso de Giroud fue cortado por Kompany enviando la pelota afuera para tiro de esquina. Fue Griezmann a ejecutarlo desde la derecha en el minuto 51 y la defensa belga, tan precisa en los cierres y anticipos, se extendió en la frontera del área chica frente a Curtois.

El siempre atento y consistente Alderweireld perdió de vista a Umtiti colocado en el vértice de esa zona que arde al rojo vivo, y la reacción de Fellaini fue tardía. El cabezazo del defensor del Barcelona pasó encima de Curtois, cuyo manotazo fue a la nada. Faltaba mucho suspenso que recorrer para considerar que ese gol sería el único del partido, mucho menos de imaginar tantas acciones cargadas de peligro que serían vistas en las dos aréas.

Pero el marcador no volvió a moverse, y en los seis minutos, los dos acercamientos con mayor olor a gol, los hizo Francia exigiendo a Curtois. Eso sí, la mejor atajada hay que apuntársela a Lloris, sobre un cañonazo de Alderweireld en el minuto 21.

 

¿Lo logrará Croacia?

Será difícil que el encuentro de hoy entre Inglaterra y Croacia consiga la elevación del visto ayer en la primera semifinal entre Francia y Bélgica, pero los dos equipos han estado mejorando en su funcionamiento y disponen de las individualidades para garantizar un gran espectáculo.

La presencia de Modric con su gigantesco liderazgo, juntándose con Rakitic, hace ver bien a Croacia que tiene en Mandzukic un tigre en el aréa. El ataque inglés, con marcada preferencia por el juego aéreo, coloca a Kane arriba, junto con el peligroso Sterling y Dele Alli, uno de los dos cabeceadores contra Suecia, en tanto atrás, McGuire, quien ha impresionado notablemente por su desdoblamiento y aportes ofensivos, junto con Stones y Walker, han funcionado eficazmente.

Como se ha advertido, la pelea en el centro del campo, se presenta favorable a Croacia con Modric y Rakitic, más Brozovic, pero el técnico inglés Southgate, cuenta con Henderson, un elemento valioso subestimado, Trippier de tanta utilidad y Dier.

Comparte

Comentarios